viernes, diciembre 02, 2005

¿Te quiero? ¡Pues claro que sí!

"Do I Love You (Indeed I Do)", de Frank Wilson es uno de los discos más caros que te puedas echar a la cara, pues sólo quedan tres tristes copias. Creo que incluso hay una web que indica quiénes poseen los preciados sencillos en cada momento. La leyenda que se esconde tras esta grabación es bastante divertida. Wilson era una de esas máquinas de componer que Berry Gordy explotaba en su discográfica, Motown. Escribió temas para todos los grandes del sello: Supremes ("Love Child"), Temptations ("All I Need"), Marvin Gaye ("Chained")... Como cantante, sólo grabó un tema, y ese fue "Do I Love You", editado en noviembre del 65 en el sello Soul. Motown no se molestó en promocionar el single, y cuentan que el mismísimo Gordy se encargó de destruir cientos de copias. ¿El motivo? Líos amorosos, cómo no.
Hoy "Do I Love You" figura en todas las listas de canciones favoritas de los fans del northern soul, aunque muchas veces es apreciado más por tratarse de una rareza que por sus cualidades musicales. Pero ni caso. Se trata de todo un temazo. A mí la canción de Frank Wilson me enamoró desde el primer momento que la escuché, antes de conocer la turbulenta historia que escondía. La voz es impresionante, transpira excitación por los cuatro costados (y eso es el soul, ¿o no?), en plena sintonía con una letra de lo más optimista. El acompañamiento musical no va a la zaga, ofreciendo la perfección característica de los reputados músicos de sesión de la discográfica. Violines, vientos, pianos... Todo un muro de sonido que provoca una explosión de alegría vital y hace mover el pie de todo quisqui.

domingo, noviembre 20, 2005

Dylan is God

Desde hace pocos días está disponible por ahí el DVD No direction home, el documental sobre Bob Dylan dirigido por Martin Scorsese. Hace unas tres semanas, tuve el privilegio de ser de los pocos que han disfrutado de esta película en pantalla de cine, en el marco del festival de documentales musicales In-edit Beefeater, que tuvo el acierto de incluirla en su programación. Huelga decir que el filme es impresionante: cerca de 4 horas que desgranan a la perfección la vida y milagros del Dylan pre-1967. Todo, a través de entrevistas con el músico estadounidense y personas que estuvieron alrededor de él entre 1961 y 1967, como Joan Baez, Al Kooper y Pete Seeger. Lógicamente, no faltan las imágenes de conciertos. Personalmente, me decanto por los enérgicos documentos de 1966, tanto por su relevancia cultural ("¡Judas!") como por su extraordinaria fuerza y calidad. Por desgracia, abundan más los fragmentos del Dylan más folkie, por el que nunca profesé gran devoción.
Creo que el filme es de obligado visionado no sólo para los dylanófilos, sino también para todo aquel que tenga un mínimo de interés por la cultura pop y, generalizando más, la historia del siglo XX. Scorsese compone con maestría el retrato de una época clave para Estados Unidos: la lucha por los derechos civiles, Vietnam, la brecha generacional...

miércoles, noviembre 09, 2005

Stoned!

Los Rolling Stones siguen siendo noticia. Mientras Jagger y los suyos van dando tumbos por los escenarios estadounidenses para presentar el notable A bigger bang, los cines británicos están a punto de estrenar una película sobre Brian Jones. Basado en el libro Who killed Crhistopher Robin?, este filme dirigido por Stephen Woolley ya se presentó hace unos meses en el Festival de San Sebastián. Los trailers son prometedores, sobre todo porque han clavado el vestuario y la ambientación. A primera vista, el actor que encarna a Brian no me convence mucho, sobre todo por la napia que gasta, aunque todavía es pronto para rajar. La verdad es que los biopics musicales me dan un poco de miedo, porque a menudo adoptan un aire de telefilme de sobremesa. En fin, como fan que soy, cruzaré los dedos para ver si hay suerte y se distribuye por España. Si no, a tirar de DVD.

domingo, octubre 23, 2005

Welcome to the Mod Club!

Es de los discos que más está sonando en mi PC (sí, soy un piratilla de cuidado, que me detengan). El título lo dice todo: Looking good - Mod club classics. Hoy en día el mercado está saturado de recopilaciones que se venden como "lo mejor del rollito mod", con portadas con la típica diana, y la verdad es que en la mayoría de los casos se trata de hits sesenteros de toda la vida. Un ejemplo clarísimo de esta modxplotation lo encontramos en el catálogo de Sequel Records, responsable de la recomendable serie Doin' the mod, que semana sí semana también nos machaca con recopilatas de dudosa calidad.
En fin, a lo que iba. Looking good es un disco excepcional, que constituye una espléndida introducción para todos aquellos que deseen conocer los sonidos que realmente se cuecen en los eventos mods más puristas, y que recupera la banda sonora de la escena original. Como en las buenas allnighters, hay un poquito de cada estilo: blues, boogaloo, soul, R&B, jazz, ... Eso sí, no esperéis encontrar a los Small Faces, Who, Creation o grupos similares.

domingo, octubre 16, 2005

Frat lover

Amo el frat rock. De veras. En este nuestro país hablar de frat rock es cosa de marcianos, pues es una etiqueta que ha sido sustituida directamente por el término garage. Como soy muy quisquilloso, a mi me gusta hacer la distinción. Dentro del frat rock se engloba la música propia de los grupos que tocaban en las fiestas estudiantiles en la época pre-Beatles. Tres acordes como mucho, estribillos con vocación de himno y, sobre todo, pura diversión. Para hacernos una idea, el "Louie Louie" de los Kingsmen es el máximo exponente fratrockero. ¿Más ejemplos? No problem: "96 Tears", "Double shot of my baby's love", "California sun", "Hanky panky", "Do you love me", "Wooly bully", "Nobody but me", "Keep on dancing", "Farmer John", ... Pulula por ahí un recopilata de la Rhino llamado Frat Rock!, con 18 clásicos de toda la vida, y que es la introducción básica a este género tan festivo. Si no podéis dejar de mover el pie escuchando esas canciones, es que no tenéis sangre en las venas.

sábado, septiembre 03, 2005

Dios salve al Viru

La cultura pop es algo más que Beatles, las películas de Superman y los tebeos de Spiderman. Para demostrarlo, ahí está José L. Viruete con su web. Los que fuimos niños en los años 80 y preadolescentes durante los primeros 90, podemos disfrutar de lo lindo con sus meticulosos artículos sobre Hulk Hogan, los relojes transformer y las recreativas de Ghost and Goblins. Eso es buen pop, y no Los Planetas.

viernes, septiembre 02, 2005

Arrebato cinéfilo

Sólo he visto una vez Alta fidelidad, y hace ya su tiempecillo, pero puedo decir que me encanta. Comprendo que en su día se convertiese rápidamente en una película de culto. Sólo por tener en su banda sonora el "You're gonna miss me" de los 13th Floor Elevators merece ocupar un lugar en mi corazoncito. Dirigida por Stephen Frears, la peli narra las desventuras amorosas del propietario de una tienda de discos (encarnado espléndidamente por John Cusack), que es el punto de encuentro de freaks diversos de lo más entrañables. La trama de amoríos funciona perfectamente por sí sola, pero es que además el filme está plagado de guiños musicales. Así, no faltan diálogos sobre el precio de una edición rara del Safe as milk de Captain Beefheart, versiones karaokeras del "Let's get it on" de Marvin Gaye y -como ya he dejado entrever antes- una banda sonora de lujo. Lo único que me sobra es un cameo de Bruce Springsteen. Lo siento, no puedo con él.


Poker Room